Tus dólares para la moda: Dónde ahorrar, dónde derrochar

Tus dólares para la moda: Dónde ahorrar, dónde derrochar

Después de un largo y gélido invierno en el que has tenido que llevar voluminosos abrigos, pesadas botas y sombreros que te aplastan el pelo, ya estás harto de la ropa para el frío. Estás listo para las flores, el sol y la brisa nocturna. Pero, sobre todo, estás preparada para la moda brillante y colorida de la primavera y el verano. Pero antes de sacar la tarjeta de débito o de crédito, o la chequera, tómate un momento para planificar con precisión cómo y dónde vas a gastar tus dólares en moda. Con una planificación cuidadosa, podrás disfrutar del empuje que puede suponer la renovación de tu vestuario, sin hacer un agujero en tu presupuesto.

¿Problemas con el presupuesto? Prueba con estos ingeniosos herramientas de gestión del dinero.

¿Problemas con las deudas de las tarjetas de crédito? ¿Has pensado en consolidar tu deuda con un préstamo personal a bajo interés?

¿Es deducible de impuestos?

Si esperas ahorrarte un poco de dinero con tus compras a la hora de pagar los impuestos, probablemente te decepcionará. Si (y sólo si) te gastas el dinero en uniformes u otras prendas que SÓLO pueden usarse para puestos específicos, PUEDES conseguir un visto bueno de Hacienda. Pero la Agencia Tributaria suele denegar las deducciones y los créditos por gastos como trajes para entrevistas, medias o peinados elegantes para reuniones especialmente importantes. No obstante, si crees que tienes un motivo legítimo para reclamar una desgravación fiscal por una compra de ropa, guarda los recibos y presenta tu mejor caso.

¿Necesitas ayuda con tus impuestos? Consulta los mejores productos de software fiscal disponibles.

Llena los vacíos antes de comprar

Ya has trazado tu ruta para saber a qué tiendas ir primero y qué rebajas están de moda. Espera. ¿Realmente necesitas OTRO par de vaqueros negros ajustados? Tómate un tiempo antes de ir a las tiendas para revisar tu armario. Puede que descubras un par de vaqueros negros ajustados que apenas has usado y que te quedan perfectamente. De paso, acude a algunos de tus amigos para posibles intercambios: su estupenda americana podría convertirse en una chaqueta «de novio» para ti. Tu falda color calabaza a juego puede ser justo lo que codicia tu mejor amiga amante del naranja. Piénsalo así: el dinero que no gastes puede destinarse a artículos de mayor calidad una vez que estés en las tiendas.

Equilibrar las tendencias con los clásicos

«Todo el mundo» dice que debes gastar la mayor parte de tu presupuesto en clásicos que nunca pasan de moda. Adivina qué, «todo el mundo» tiene razón. Gasta todo lo que puedas permitirte en básicos como pantalones o faldas grises, negros y azul marino y blusas o camisas blancas o azul claro, además de al menos un buen traje. Dos trajes sería incluso mejor. La construcción y los materiales de las piezas importan más que si un diseñador ha puesto su nombre en la etiqueta. Otra área a la que deberías destinar más parte de tu presupuesto es a los zapatos de buena calidad. Aunque está bien comprar un par de chanclas baratas, la mayor parte de tu calzado debe ser de primera calidad. Tus pies, tobillos e incluso tu espalda te lo agradecerán.

No quiere decir que debas sacrificar el estilo en el altar de la practicidad. Tanto si tienes 15 como 75 años, también quieres tener un aspecto elegante y actual. Así que reserva algunos de tus dólares para esa tendencia de moda que todo el mundo lleva. La moda es algo más que cubrir el cuerpo; también refleja tu personalidad. Puedes divertirte un poco.

Súbete a la revolución de los vaqueros

Los vaqueros se han convertido en un elemento básico de la moda universal para casi todas las ocasiones, desde los almuerzos de fin de semana hasta la ropa de trabajo del viernes informal. Si has encontrado una marca que te encanta y que SIEMPRE te queda bien, quédate con ella, independientemente del coste. Pero si no estás convencida de que un par de vaqueros valga 150 dólares o más, probablemente tengas razón. Por otro lado, ir súper barato puede ser contraproducente. Esos endebles vaqueros de 15 dólares pueden rasgarse justo en el lugar equivocado y en el momento equivocado. Es una situación incómoda

Da prioridad a la ropa de deporte

El equipo de entrenamiento vale lo que puedas pagar. Piensa en calzado especializado, sujetadores deportivos, gafas y cascos. ¿Pantalones de yoga elegantes o conjuntos de aeróbic de colores coordinados? Puedes permitirte el lujo de prescindir de ellos por unos simples pantalones cortos y camisetas. Pero si debes tenerlos, compra en rebajas y descuentos para ahorrar $$$.

Aprende cómo el ejercicio puede ayudar a tus finanzas: El secreto de por qué la mayoría de los atletas de resistencia son ricos y exitosos

No te olvides de los accesorios

Te encanta, te encanta, te encanta ese bolso de diseño o ese maletín de alta gama, y te sentirás miserable sin él. Si te lo puedes permitir, cómpralo Un accesorio de firma puede dar un golpe de color y añadir impacto a tu imagen general. Y si el accesorio es de primera calidad, durará más que una serie de imitaciones más baratas. También debes esperar a que sea real cuando compres cinturones de cuero, así como oro, plata y joyas preciosas o semipreciosas. Pero ahorrarse unos cuantos dólares en joyas «divertidas» está totalmente bien. Y a no ser que estés comprando un regalo especial de aniversario o de jubilación, un reloj bonito y de precio medio dará la hora tan bien como un reloj de gran precio.

¿Piensas derrochar en algunos artículos de gran valor? Descubre cómo el uso de la tarjeta de crédito de recompensas de viaje adecuada puede ayudarte a poner en práctica tus compras ganando millas para tus próximas vacaciones.

El resultado final

La lección que debes aprender al presupuestar tu dinero para la moda es que debes ser frugal y práctico sin dejar de divertirte. Gasta generosamente en las cosas que necesitas y ahorra donde puedas. Sé consciente. No te dejes llevar por las compras impulsivas. Sigue la regla del 60/40. Gasta el 60 por ciento de tu presupuesto de moda en piezas clásicas que siempre están de moda y el 40 por ciento en piezas de moda. Claro, los estilos clásicos tienen una vida más larga, pero no quieres un armario lleno de trajes negros, jerséis grises y camisas blancas. Haz que tus derroches tengan sentido. Sobre todo, compra artículos que vayas a llevar y usar. Al fin y al cabo, no es una ganga si se cuelga o queda en el fondo de tu armario con las etiquetas aún pegadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *