¿Desempleado? 9 cosas que debes y no debes hacer cuando te despiden

¿Desempleado? 9 cosas que debes y no debes hacer cuando te despiden

¿Desempleado o «funemployed»? Según la entrenadora de desempleados Katie DeVito, ser despedido fue «lo mejor que le ha pasado a [her].»

Tras perder su puesto de comunicación, DeVito envió un tuit para averiguar cuántos compañeros de Nueva Jersey también estaban sin trabajo. Con ese tuit, encontró su vocación. Inspirada por las muestras de solidaridad, Devito fundó NJ Unemployed, un grupo de apoyo para quienes buscan trabajo en el Estado Jardín. Su organización facilita asesoramiento y apoyo y ayuda a las personas a avanzar profesionalmente tras la pérdida de un empleo.

En la actualidad, el sitio cuenta con más de 1.000 miembros. DeVito dice que formar parte de esta comunidad no sólo le ayudó a encontrar un nuevo trabajo, sino que puso su destino en perspectiva. Es un manera de no dejar que una carta de despido te desanime.

Hablamos con varios expertos para saber lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer en caso de desempleo para ayudar a que tu carrera vuelva a estar en marcha. Sigue estos consejos y tú, como DeVito, podrías acabar incluso más feliz que antes.

Que no cunda el pánico

La pérdida inicial de un trabajo suele hacernos perder la claridad a la hora de mirar hacia adelante, dice Katie Brewer, planificadora financiera certificada. Pero no tienes que caer en la ansiedad. Siempre hay opciones, y la clave es dejarse tiempo y espacio para determinar cuáles son. No puedes avanzar sin una cabeza clara y una mente abierta.

Hay muchas cosas que puedes hacer para canalizar el miedo en productividad en esta etapa. Puedes hacer una lista de todos tus contactos profesionales relevantes, para poder enviar algunos correos electrónicos cuando te sientas más preparado. Puedes investigar las empresas locales de tu sector, o ponerte en contacto con antiguos compañeros de trabajo o clientes para asegurar esas relaciones. Una colega mía pasó su última hora en la oficina escribiendo una carta a RRHH, en la que estipulaba por qué se merecía tres meses de indemnización (en lugar de las dos semanas habituales). ¿El resultado final? Un gasto extra de 15.000 dólares para rebajar el estrés de su búsqueda de empleo.

Acepta tu situación

Evita el pánico dando un paso atrás y haciendo un balance de tus propios sentimientos. «Valida tu derecho a sentirte miserable», Dr. Robert L. Leahy, autor de «La cura de la preocupación» aconseja en NPR. «Eres un ser humano. Tienes derecho a sentirte infeliz» Dar espacio a tus emociones evita el pánico que suele producirse al reprimir tu frustración.

No pidas préstamos a ciegas de tu cuenta de jubilación

Cuando tu dinero empieza a agotarse, puedes tener la tentación de recurrir a tu cuenta de jubilación. Pero deberías pensártelo dos veces antes de sacar parte de tu 401(k) o IRA mientras estás en el paro. Si lo haces, podrías encontrarte con la carga adicional de los impuestos sobre los fondos que retiraste, y una penalización del 10% si sacas tus ahorros antes de lo previsto. Teniendo en cuenta los impuestos y las comisiones, recurrir a tus ahorros para la jubilación podría erosionar el 40-50% del dinero que saques.

Además, si tienes que declararte en quiebra más adelante, tus activos de jubilación suelen ser uno de los pocos bienes que puedes conservar. ¿En resumen? A menos que estos fondos sean lo único que se interponga entre tú y la pérdida de todo, trata de aguantar. Al fin y al cabo, para eso debería servir tu fondo de emergencia.

Replantea tus prioridades

Una vez que has establecido un determinado nivel de vida, puede ser difícil ajustarlo a la baja. Pero cambiar tus comportamientos cotidianos para satisfacer tus necesidades, no tus deseos, será crucial durante esta época difícil. Puedes utilizar un software de gestión del dinero para ajustar tu presupuesto a tus circunstancias.

¿La buena noticia? Mantendrás estos nuevos hábitos incluso después de conseguir un trabajo. Eso significa más ahorros para ayudar a reponer tu fondo de emergencia.

No evites a los acreedores

El orgullo personal puede entorpecer la petición de ayuda, pero Brewer sugiere hablar con tus acreedores de inmediato para explicarles la situación. Los bancos y los acreedores se benefician más de los clientes «sostenibles» que simplemente de los activos que cobran, nos dijo un representante de finanzas personales de Wells Fargo. Así que tienen un gran interés en asegurarse de que tu vida no se descontrole. Cuanto más sepan tus prestamistas sobre tus circunstancias, más probable será que te ayuden.

Algunas formas en que los acreedores pueden echarte una mano Podrían estar dispuestos a renegociar las condiciones de tu crédito o a congelar los tipos de interés, aunque las condiciones asociadas dependerán del tipo de préstamo que tengas (préstamos estudiantiles, tarjetas de crédito, etc.)

Revisa la situación de tu seguro médico

Perder el trabajo suele significar perder el seguro médico. Cuando pierdas tu trabajo, querrás estar al tanto de tus opciones. Si puedes estar cubierto por la póliza de seguro médico de tu cónyuge, organízalo lo antes posible, dice Brewer. Si no, un corredor puede ayudarte a buscar las mejores alternativas para tu situación.

Brewer dice que las opciones online, como Esurance, son buenas si conoces tus necesidades exactas y has revisado las alternativas. Pero si necesitas orientación sobre lo que es mejor para tu situación, puede ser útil hablar con una persona real.

No te quedes callado

«Uno de los mayores errores que comete la gente es desvincularse de los demás cuando está en paro», dice DeVito. La vergüenza de la pérdida de empleo, dice, puede ahuyentar a la gente de las interacciones productivas. Pero eso sólo aumenta la presión negativa en una situación ya estresante. Tanto si participas en las redes sociales, como en las redes reales de tu sector, en el voluntariado o en las clases, salir al mundo suele ser el camino hacia nuevas ideas y oportunidades. Sí, incluso cuando prefieres retirarte y quedarte solo en casa.

La bloguera Penelope Trunk recomienda dedicar el tiempo de desempleo a crear proyectos para ti y ejecutarlos. «Es bueno para ti mentalmente», dice, «porque estás haciendo algo significativo con tu tiempo y eso mantendrá tu ánimo alto» Si te sientes mal, el voluntariado también puede mejorar tu estado de ánimo al poner tu situación en perspectiva.

Adopta una visión equilibrada de tu situación

La doctora Melanie Greenberg, psicóloga y experta en mindfulness, escribe en Psychology Today que recomienda adoptar una perspectiva «consciente» durante el desempleo, centrándose en los aspectos positivos de tu vida. Eso incluye ser honesto contigo mismo sobre las causas de tu pérdida de empleo.

No es sano castigarse por haber sido despedido en medio de una época económica difícil. Con una tasa de desempleo que ronda el 5% (y que ha llegado al 10% en los últimos años), ser despedido es algo desalentadoramente común. De todos modos, si has perdido un trabajo más de una vez, sería conveniente que pensaras seriamente en por qué puede ser, o qué puntos en común puedes encontrar entre esas experiencias.

No descuides tu bienestar

«Perder el trabajo es una de las experiencias vitales más difíciles por las que pasa la gente», dijo el Dr. Leahy a NPR. A Estudio de la Universidad de Duke reveló que el riesgo de sufrir un ataque al corazón era significativamente mayor entre los desempleados que entre los que no habían experimentado la pérdida de empleo, lo que subraya la importancia de cuidar tu salud física y emocional mientras estás en el paro.

Vigila tus niveles de estrés, ya sea mediante la meditación, el yoga o simplemente intentando sonreír más. Dra. Kavitha Chinnaiyan del Hospital Beaumont de Royal Oak, Michigan dijo a WebMD que la meditación es una de sus formas favoritas de reducir el estrés. «Te ayuda a ver tus opciones y a tener una perspectiva más clara de lo que debes hacer a continuación. El estrés puede seguir rodeándonos, pero la meditación nos da una mayor capacidad para afrontarlo» El yoga, añadió Chinnaiyan, también puede ayudar a reducir las hormonas del estrés en el cuerpo.

Del mismo modo, no te permitas estar demasiado ocupado para hacer ejercicio, sobre todo porque se ha demostrado que reducir el estrés considerablemente.

En definitiva, el desempleo puede ser extremadamente agotador, pero recuerda que casi siempre es temporal Si te apoyas en tus amigos, en tu familia y en tu propia fortaleza interior, podrás hacer frente a la tormenta y salir fortalecido al final.

¿Necesitas ayuda para ajustar tu presupuesto al desempleo? SuperMoney puede ayudarte. Si buscas un trabajo temporal que te sirva de ayuda hasta que encuentres el puesto adecuado para ti, compara aquí tus mejores opciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *