¿Cuál es el coste medio de contratar a un abogado fiscalista?

¿Cuál es el coste medio de contratar a un abogado fiscalista?

Si tienes problemas con Hacienda, deberías considerar la posibilidad de contratar a un abogado fiscal. Los abogados fiscalistas ofrecen una serie de servicios para ayudar a la gente a resolver sus problemas fiscales. Un abogado fiscal cualificado puede facilitar la comunicación entre tú y la Agencia Tributaria e incluso puede encargarse de complejos litigios fiscales si es necesario.

Si sospechas que puedes necesitar los servicios de un abogado fiscal, es conveniente investigar un poco para encontrar respuestas a las preguntas más comunes. Por ejemplo, ¿cómo puedes encontrar un abogado fiscal de confianza? ¿Qué problemas fiscales puede resolverte un abogado fiscalista? ¿Qué hay que hacer para contratar a un abogado fiscal? ¿Cuánto cobrará un abogado fiscal por llevar tu caso? Todas estas son grandes preguntas, y esta guía te ayudará a encontrar las respuestas que necesitas.

¿Cuáles son las razones más comunes para contratar a un abogado fiscalista?

Al tratar con Hacienda, puedes representarte a ti mismo. Esto puede ser problemático. El hecho de que la auto-representación sea posible no significa que sea una buena idea. Es posible que salgas mejor parado si contratas a un abogado bien cualificado que actúe en tu interés.

En determinadas situaciones, el asesoramiento de un abogado fiscal es especialmente útil. He aquí algunas razones comunes para contratar a un abogado:

    • Te están auditando.
    • Tienes que negociar un acuerdo con Hacienda.
    • Recibes una notificación de Hacienda sobre un asunto fiscal que no entiendes.
    • Te enteras de que Hacienda tiene intención de presentar cargos penales contra ti.
    • Te sientes incómodo al tener que lidiar con un asunto fiscal por tu cuenta.

¿Qué tipo de asuntos puede resolver un abogado fiscal?

El objetivo básico de contratar a un abogado fiscal es resolver cualquier problema que tengas con Hacienda de la mejor manera posible. A continuación te presentamos algunos problemas potenciales que puedes tener y una explicación de cómo un abogado fiscal puede ayudarte a resolverlos.

1) Auditorías

El término «auditoría» puede infundir miedo a los contribuyentes. Si recibes un aviso de auditoría de Hacienda, debes leerlo con atención. Determina de qué tipo de auditoría se trata y qué documentación tendrás que aportar.

Para una auditoría de correspondencia, puede que no necesites un abogado. Si no estás seguro de si necesitas uno o no, puede ser mejor pecar de precavido. Deja que un abogado revise tus materiales de auditoría. Si el IRS requiere una auditoría de oficina, una auditoría de campo o una auditoría del Programa de Medición del Cumplimiento del Contribuyente (TCMP), contratar a un abogado fiscal es una buena idea.

Un abogado fiscal puede encargarse de todas las comunicaciones y la correspondencia con el IRS en tu nombre. Si tu auditoría será presencial, tienes derecho a contratar a un abogado fiscal para que te represente durante la auditoría. El abogado también puede ayudar a negociar un acuerdo si es necesario.

A veces, el mero hecho de tener un abogado fiscal contigo te hace más fácil manejar el estrés de una auditoría. Los abogados fiscales se encargan de las auditorías y las negociaciones con Hacienda todo el tiempo. Por tanto, el proceso de negociación no les resulta estresante. Por lo general, un abogado fiscal es capaz de conseguir el mejor acuerdo posible para ti. Contar con un abogado puede ayudarte a evitar que aceptes algo que no te conviene.

2) Liquidación de deudas tributarias

El Programa Fresh Start del IRS ofrece opciones alternativas de pago y liquidación para los contribuyentes que no pueden pagar su deuda tributaria a tiempo. Una de las alternativas posibles es una oferta de compromiso. Una oferta de compromiso te permite saldar tu deuda tributaria por menos de la cantidad total que debes. La Agencia Tributaria no acepta una oferta de compromiso a menos que considere improbable que puedas pagar tu deuda tributaria en su totalidad.

Un abogado fiscal puede ayudarte a determinar si puedes optar a una oferta de compromiso. Después, el abogado puede elaborar la oferta y presentarla a Hacienda en tu nombre. Un buen abogado fiscal está familiarizado con este proceso, lo que significa que puede tener más posibilidades de convencer a Hacienda de que acepte tu oferta que tú solo.

Si Hacienda no acepta tu oferta de compromiso, un abogado fiscal puede ayudarte a negociar un acuerdo alternativo. En algunos casos, un abogado puede negociar una cantidad menor. Incluso si tienes que pagar el importe total, puede negociar unas condiciones de pago más generosas. Esto te ayuda a saldar tu deuda sin crear dificultades económicas indebidas. También puede ayudarte a evitar ciertas sanciones y tasas.

3) Interpretación de las notificaciones del IRS

Si recibes una notificación del IRS que no entiendes, un abogado fiscalista puede explicarte el significado y la intención de la notificación. Un abogado fiscalista puede gestionar un aviso del IRS de forma rápida y sencilla. Trabajar con un abogado puede eliminarte el estrés y asegurarte el cumplimiento de todos los requisitos del IRS.

4) Gestión de cargos penales

Si Hacienda presenta cargos penales contra ti por fraude fiscal o evasión de impuestos, necesitas los servicios de un abogado fiscalista. Estos tipos de cargos penales conllevan graves sanciones. Pueden incluso llevar a tu encarcelamiento En 2015, Hacienda procesó a 3.853 contribuyentes y el 81% de ellos fueron condenados a prisión.

Un abogado fiscal puede ayudarte a proteger tus derechos ante la ley. Los abogados fiscalistas cualificados para representarte ante el tribunal federal pueden litigar en tu nombre y pueden enmarcar tus argumentos legales en una luz positiva.

¿Cómo puedes encontrar un abogado fiscal de confianza?

Una vez que decidas que necesitas contratar a un abogado fiscal, puede que te preocupe cómo encontrar uno de buena reputación. Aquí tienes algunos consejos para encontrar un abogado fiscal con buena reputación y trayectoria:

    • Pide referencias a familiares o amigos. Si alguien que conoces tiene buen éxito con un abogado fiscal, hay muchas posibilidades de que tú también tengas buenos resultados.
    • Pide referencias a profesionales de campos relacionados, como contadores públicos o preparadores de impuestos.
    • Confirma que el abogado fiscal que elijas tenga las credenciales y la licencia adecuadas para ejercer en tu estado.
    • Busca abogados fiscalistas que trabajen con empresas de desgravación fiscal que tengan una licencia del IRS para formar a profesionales fiscales.
    • Busca un abogado especializado en derecho fiscal.

Un abogado fiscal de confianza debería poder indicarte las acciones específicas que puede llevar a cabo para resolver tus problemas fiscales. El abogado también debería ser capaz de decirte qué acciones tendrás que emprender. Es una buena idea preguntar a tu abogado si tiene experiencia en casos como el tuyo. También puedes preguntar qué resultados espera para tu caso.

¿Cuánto cobrará un abogado fiscal por llevar tu caso?

No hay reglas fijas sobre cuánto cobrará un abogado fiscal por llevar tu caso. Cada caso fiscal es diferente y algunos requieren más trabajo que otros. Los casos complejos tendrán más costes que los sencillos. Los abogados con gran experiencia pueden cobrar más por sus servicios que los abogados que se inician en el negocio.

Algunos abogados fiscalistas cobran una tarifa plana, que es un coste único y fijo por un servicio concreto. La ventaja de una tarifa plana es que sabrás por adelantado a cuánto ascenderá tu factura. La desventaja potencial de una tarifa plana es que algunos abogados la fijan en el extremo superior de la escala de tarifas. Esto ocurre cuando los abogados basan sus honorarios en el número máximo de horas que creen que les llevará resolver tu problema.

El tipo de facturación más habitual de un abogado fiscal es la tarifa por hora. Esta tarifa puede variar en función de la experiencia y los conocimientos de tu abogado. Tu ubicación geográfica también puede afectar a lo que cobra tu abogado por hora.

Algunos abogados fiscalistas cobran entre 100 y 500 dólares por una consulta inicial, en función del tiempo que pasen contigo. Otros abogados pueden ofrecer una consulta inicial gratuita. Puedes averiguar si tu consulta será gratuita cuando programes tu cita.

Si tu problema principal es la deuda tributaria, también puedes contratar a una empresa de desgravación fiscal que emplee abogados fiscalistas, como Optima Tax, Centro de Dificultades Fiscalesy Abogados Tributarios de Victoria.

Estos despachos ofrecen las ventajas de contratar a un abogado fiscalista sin los honorarios por adelantado. No pagas nada hasta que resuelven una cuenta. Esto te da la ventaja de que un abogado fiscalista estudie tu caso sin los costosos honorarios de consulta y anticipo.

¿Cómo saber si tu abogado te está cobrando correctamente?

Aunque no hay estructuras de honorarios establecidas en piedra, los costes para resolver los problemas fiscales más comunes suelen estar dentro de un determinado rango. Por ejemplo, la mayoría de los abogados fiscalistas facturan entre 200 y 400 dólares por hora. Además, la complejidad de tu caso puede ayudar a determinar las tarifas.

Como ejemplo de las diferentes tarifas que puedes pagar, considera las siguientes estimaciones. Para negociar acuerdos menores con Hacienda, puedes pagar entre 700 y 1.500 dólares. Para casos sencillos que sólo requieren una representación legal moderada, puedes pagar de 2.000 a 4.000 dólares. Si tu asunto fiscal implica un largo proceso judicial, puedes pagar de 5.000 a 15.000 dólares. Estas cifras no son definitivas, pero pueden ayudarte a entender algunos de los honorarios típicos que pueden cobrar los abogados fiscalistas.

La mejor manera de saber cuáles serán tus costes es hablar abiertamente del asunto con tu abogado fiscalista. Su experiencia en casos similares le permitirá darte una cifra aproximada del coste de tu caso. Aun así, las complicaciones pueden dar lugar a ajustes en los honorarios.

Las empresas de desgravación fiscal cobran unos honorarios similares a los de los abogados fiscalistas. La gran diferencia es que las empresas de desgravación fiscal no cobran honorarios por adelantado. Sólo pagas por el trabajo realizado.

Conseguir ayuda cuando la necesitas

Cuando tengas problemas con los impuestos, un abogado fiscal de confianza o una empresa de desgravación fiscal que emplee abogados fiscales puede ayudarte a gestionar la comunicación y la negociación con Hacienda. ¿Quieres ayuda para enfrentarte a Hacienda pero no estás seguro de poder pagar los honorarios? Haz clic aquí para obtener una consulta gratuita con un experto en desgravación fiscal. No hay compromisos y no te costará nada averiguar si puedes acogerte a un programa de desgravación fiscal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *