Cómo Protegerse De Las Amenazas De Los Cobradores De Deudas De Demandar A La Corte.

¡Cuidado! Si te encuentras en una situación de deudas impagas, es posible que recibas amenazas verbales, correos electrónicos u otros avisos de cobradores de deudas que quieren recurrir a la corte para demandar. En general, estos cobradores solo utilizan los procedimientos legales como última opción. Sin embargo, es importante conocer tus derechos y los métodos para protegerse de las amenazas de los cobradores de deudas de demandar a la corte.

En este artículo, discutiremos cuales son los pasos prácticos para prevenir una demanda judicial, así como la información detallada que necesitas saber sobre tus derechos y los métodos para protegerte. Algunos de los temas tratados incluirán:

    • ¿Cuándo pueden los cobradores de deudas movilizar al tribunal?
    • Qué hacer si un cobrador de deudas amenaza con demandarte
    • Cuales son tus derechos cuando se trata de cobradores de deudas
    • Cómo puedes contener la acción legal
    • Los procesos involucrados en presentar a la corte

Una demanda por manejo de deudas puede ser un proceso largo, costoso y frustrante. Estas amenazas pueden ser intimidantes, especialmente si eres desinformado. Es importante entender lo que debes hacer si alguien amenaza con demandarte. Esto incluye conocer tus derechos, qué tipo de acciones legales pueden emprender los cobradores de deudas, cómo defenderte y buscar ayuda legal profesional si es necesario.

Continuaremos hablando en nuestro próximo artículo acerca de los riesgos y peligros de no protegerse de las amenazas de los cobradores de deudas de demandar a la corte. Si deseas obtener información y conocer los métodos para hacer frente a estas amenazas, ¡no te pierdas el próximo artículo!

LA CLAVE PARA UNA DEMANDA EN DESALOJO EXITOSA

Haz esto y NO te llamarán los acosadores de bancos y financieras

¿Qué es un cobrador de deudas y qué amenazas pueden involucrar?

Un cobrador de deudas es el profesional responsable de buscar el cumplimiento de la responsabilidad financiera de los prestatarios a quienes se les ha dado un préstamo. Los cobradores de deudas se especializan normalmente en recaudar deudas, extender la fecha de vencimiento, negociar acuerdos de reembolso sustancialmente más pequeños y, además, ofrecer asesoramiento a los deudores.
¿Qué amenazas pueden involucrar?

En algunas ocasiones, el cobrador de deudas puede intimidar a los deudores a través de amenazas, intimidación ilegal o prácticas comerciales temerarias. Estas amenazas pueden incluir:

    • Usar lenguaje abusivo o injurioso.
    • Amenazar con acciones legales inexistentes.
    • Imponer términos de pago que exceden los límites legales.
    • Enviar cartas con supuestas notificaciones de deudas sin ninguna documentación.
    • Amenazar con publicar la lista de deudores.
    • Amenazar con destrucción de propiedad.
    • Amenazar con llamar a la policía o embargar la cuenta bancaria de un deudor.
    • Usar tácticas de acoso verbal o incluso físico.
    • Revelar la información sobre la deuda a familiares o amigos.

Es importante comprender que los cobradores de deudas generalmente no pueden realizar las amenazas descritas anteriormente. Esta información es útil para que los deudores entiendan los límites legales que establece cada ley estatal para los cobradores de deudas. Esto significa que hay disposiciones legales para proteger a los deudores de intimidaciones y amenazas por parte de un cobrador de deudas.

¿Cómo puedo evitar que los acreedores me demanden en la corte?

Muchas personas piensan que, una vez que tienen deudas, no hay forma de evitar un juicio en la corte. Es fácil comprender esta preocupación; sin embargo, existen formas de evitar un juicio si se llevan a cabo planes de pagos verificables y se mantiene un diálogo abierto con los acreedores. Para evitar ser demandado por los acreedores, es importante informarse de sus derechos financieros para así mantenerse al tanto de las leyes locales que los regulan. A continuación, mostramos cinco pasos que puedes tomar para evitar un juicio por parte de un acreedor.

    • 1. Averigua los términos originales de la deuda: aprende los términos originales de tu deuda. Si incumples los términos de pago o no respondes a una carta de cobro, entonces estás rompiendo los términos originales de la deuda.
    • 2. Contesta cada carta de cobranza: si recibes una carta de cobranza, no la ignores. Invierte el tiempo necesario para entender las opciones disponibles y responde la carta.
    • 3. Ofrece un plan de pagos aceptable: si estás en una situación difícil, ofrece al acreedor un plan de pago acorde a tu presupuesto. Trata de ofrecer pagos mensuales pequeños en lugar de grandes sumas de dinero. Entrega siempre copias de los recibos de los pagos realizados a tus acreedores.
    • 4. Pide información: contacta a tu acreedor y pide información detallada sobre los cobros. Esta información te ayudará a estar preparado para cualquier ser demandado por tus deudas. Verifica si hay alguna documentación relacionada con la deuda que hayas perdido durante el proceso.
    • 5. Busca asesoría legal: muchas organizaciones sin fines de lucro te brindarán ayuda gratuita para controlar tus deudas y evitar el juicio. Busca ayuda antes de que los acreedores te demanden.

Con estos pasos se puede reducir a casi cero el riesgo de que un acreedor te demande en la corte. Si sigues estas sugerencias y muestras al acreedor que estás dispuesto a pagar los adeudos, lo más probable es que te evites un proceso legal.

¿Cuáles son las consecuencias financieras de una demanda de juicio en la corte por parte de los acreedores?

Las consecuencias financieras de una demanda de juicio en la corte por parte de los acreedores son muchas, desde el costo monetario asociado a las tarifas judiciales hasta los resultados legales. Por lo general, el beneficiario de una demanda judicial ganará un título judicial, conocido como decreto judicial, que obliga al deudor a cumplir con una serie de circunstancias. Esto incluye:

    • El deudor puede ser ordenado a pagar al acreedor una suma determinada.
    • El deudor puede ser obligado a entregar bienes o activos al acreedor.
    • El deudor puede ser obligado a completar una acción específica.
    • El deudor puede ser prohibido de realizar ciertas acciones.

Además de estas restricciones financieras directas, las sentencias judiciales también llevan consecuencias relacionadas con la construcción de crédito. Si el deudor no cumple con la sentencia o decide apelar la decisión de la corte, entonces se informará esto en los cuatro principales informes de crédito y afectará negativamente el puntaje de crédito del deudor.

Una vez que se haya obtenido el decreto judicial, el acreedor tendrá derecho a tomar medidas para cobrar el dinero adeudado. Esto significa que el acreedor podrá solicitar el cobro vía transferencia bancaria o bien desde una cuenta bancaria. El acreedor también puede retener los pagos futuros percibidos por el deudor, entre otros.

Con la ayuda de un abogado, el acreedor también puede solicitar a los tribunales una sentencia ejecutiva, que le autorice a involucrar al deudor con el fin de recuperar el dinero adeudado. Los deudores con un título judicial pendiente también pueden ser embargados y sus activos confiscados para el pago de la compañía acreedora.

Finalmente, el acreedor también puede acudir a los tribunales civiles para reclamar daños por incumplimiento de contrato. En este caso, el tribunal ordenará al deudor compensar al acreedor por los ingresos perdidos, los gastos incurridos, así como intereses, entre otros.

¿Qué acciones debo tomar si recibo amenazas de juicio por parte de los acreedores?

Primero: informarse. Es esencial que conozcamos en detalle los hechos, el monto exigido, la identidad de los acreedores y las razones por las cuales nos están amenazando con un juicio. Si tenemos toda esta información y determinamos que la demanda es legítima, es recomendable buscar asesoría legal. Esto nos permitirá saber si existe algún tipo de defensa legal que nos ayude a limitar el daño a nuestro patrimonio.

Segundo: establecer prioridades. No siempre es posible cumplir con los pagos de los acreedores de una sola vez. Debemos trazar un orden de prioridades de acuerdo a los montos y la relevancia de cada acreedor, para así poder comprometernos a cumplir con los pagos gradualmente.

Tercero: establecer un plan de pagos. Si contamos con los recursos suficientes, es mejor que abonemos los montos adeudados lo antes posible para evitar seguir acumulando intereses y demás costos. Si el monto del juicio es excesivo para nuestras finanzas personales, es recomendable que negociemos con los acreedores la posibilidad de establecer un plan de pagos. Esto hace más sencillo pagar la deuda y además disminuye el riesgo de que sea ejecutada.

Cuarto: hacer uso de beneficios legales. Dependiendo de la situación particular, podemos hacer uso de beneficios legales para limitar el daño a nuestro patrimonio. Por ejemplo, si nuestros bienes son menores a un límite fijado por ley, los acreedores no podrán embargarlos. Lo mismo ocurre en el caso de ingresos mensuales, ya que siempre existen unos topes establecidos por ley que los acreedores no podrán sobrepasar.

Quinto: conservar las pruebas. Como parte de la defensa, es esencial que guardemos toda la documentación relacionada con el caso. Esto incluye cartas, pagos realizados, los términos del contrato, acuerdos de reembolso y toda clase de comprobantes que demuestren que hemos cumplido con nuestra parte del acuerdo.

Sexto: plantear un argumento sólido. Si hay un hecho que justifica nuestra defensa, como una firma mal hecha, el incumplimiento de un acreedor o la violación de cláusulas contractuales, es esencial que respaldemos nuestra postura con pruebas contundentes. Estas pruebas deberán estar basadas en hechos y documentos reales, para así fortalecer nuestro argumento.

¿Existen algunas leyes que protejan a las personas de las amenazas de los cobradores de deudas?

En los Estados Unidos hay leyes en vigor diseñadas específicamente para proteger a las personas afectadas por los cobradores de deudas. Estas leyes establecen los límites y reglas que deben seguir los acreedores, así como explican con más detalle los derechos de los deudores. Las principales leyes incluyen la Ley de Prácticas de Cobro de Deudas (FDCPA) y la Ley de Aplicación Justa del Crédito (FCRA).

FDCPA: la Ley de Prácticas de Cobro de Deudas (FDCPA) es una ley federal que regula la forma en que los cobradores pueden cobrar una deuda al deudor. Esta ley establece que los cobradores de deudas no pueden amenazar con el uso de la fuerza física, proferir insultos e improperios, divulgar información privada sobre la deuda, ni publicar ninguna información relacionada con el cobro de deudas a terceros sin el consentimiento expreso del deudor.

FCRA: la Ley de Aplicación Justa del Crédito (FCRA) también es una ley federal que regula la forma en que los acreedores manejan la información crediticia. Por ejemplo, este acto exige que los acreedores solo envíen información veraz y completa sobre las cuentas de deuda de una persona. Además, la FCRA establece que los acreedores notifiquen al deudor si una deuda fue cargada a su reporte de crédito. Si el deudor no recibe esta notificación, entonces la deuda puede ser refundida.

Ambas leyes, juntas, ofrecen una protección significativa a las personas afectadas por los cobradores de deudas. A continuación se enumeran los beneficios más comunes de las leyes FDCPA y FCRA:

    • Los cobradores de deudas no pueden amenazar con acciones legales que no pueden tomar.
    • Los cobradores no pueden utilizar lenguaje abusivo ni amenazador.
    • Los cobradores no pueden publicar ninguna información privada sobre la deuda del deudor.
    • Los acreedores solamente pueden ingresar información veraz y completa sobre las cuentas de deuda de una persona.
    • Los acreedores deben notificar al deudor si una deuda fue cargada a su reporte de crédito.

Por lo tanto, el conocimiento de estas leyes y de los derechos que protegen ayudará a las personas a lidiar con los cobradores de deudas. Ambas leyes le dan al deudor poder para hacer frente a posibles abusos por parte de los cobradores. Además, asegura que los cobradores actúen dentro de los límites establecidos por la ley y evite cualquier daño injusto al status financiero de un deudor.

¿Qué recursos puedo utilizar para obtener información acerca de cómo protegerme de las amenazas de los cobradores de deudas?

En primer lugar, es importante que las personas sepan sus derechos cuando se trata de cobradores de deuda. Para aquellos que usan servicios como los del banco para administrar sus finanzas, hay leyes existentes a nivel estatal y federal que limitan el comportamiento de los acreedores y proporcionan ciertas protecciones básicas al consumidor. Por lo tanto, es importante que un acreedor cumpla con los límites establecidos por la ley, como:

No amenazar con violencia ni demandar en forma ilegal. No hay tolerancia para este tipo de conducta y los acreedores que tomen esa acción pueden verse expuestos a sanciones legales.

No realizar ni permitir llamadas abusivas. Los acreedores no pueden usar lenguaje ofensivo o insultante ni acosar, amenazar o presionar a los clientes.

No usar el lenguaje engañoso. Los acreedores no pueden utilizar términos engañosos, tales como «cobrar la deuda» o «firmar el acuerdo». Esto haría que el cliente piense que está obligado a iacceder a la demanda de dinero.

Otras recursos disponibles para aquellos que deseen obtener información acerca de cómo protegerse de los cobradores de deudas incluyen:

Organizaciones de defensa de los consumidores: Estas organizaciones suelen tener información útil y actualizada sobre temas financieros y pueden ofrecer asesoramiento sobre cómo defenderse de los acreedores abusivos.

Sitios web de la FTC: La Comisión Federal de Comercio (FTC) mantiene una variedad de recursos dedicados a proteger al consumidor de los acreedores. Estos recursos incluyen una guía para entender sus derechos relacionados con los cobradores de deuda, así como una lista de empresas de cobranza que han sido denunciadas por mala práctica.

Líneas telefónicas de ayuda: Muchas naciones tienen sus propias líneas de ayuda establecidas para prestarles asistencia a los consumidores. Estas líneas generalmente se pueden encontrar en el sitio web del gobierno local o nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *