15 formas realistas de hacer que tus propósitos de año nuevo funcionen

La llegada de un nuevo año suele venir acompañada de sentimientos encontrados. Queremos que nuestra vida mejore y nos prometemos a nosotros mismos hacerlo mejor. Pero cada año nos enfrentamos al hecho de que no cumplimos la mayoría de nuestros propósitos de Año Nuevo anteriores.

Un estudio de la Universidad de Scranton informa de que sólo el 8% de las personas consiguen cumplir sus propósitos. Eso no significa que estés destinado a fracasar. Hay técnicas que puedes utilizar para ayudarte a ser uno de los pocos que son capaces de hacer mejoras significativas en su estilo de vida y sus hábitos. Ten en cuenta estos 15 «trucos» psicológicos para conseguir tus propósitos de Año Nuevo y hacer que se mantengan.

1. Empieza con uno

Una de las principales razones por las que la gente no cumple sus propósitos de Año Nuevo es que tienen demasiados. El cambio es difícil. Empieza con un propósito y centra toda tu energía en conseguirlo. Según Darlene Lancer, terapeuta matrimonial y familiar licenciada, la razón más común por la que la gente fracasa es que hacen demasiados

¿Quieres desarrollar un historial de cumplimiento de propósitos? Entonces empieza por el más importante y haz que sea algo alcanzable. Lancer afirma: «Para que el cambio sea duradero, asegúrate de que tu motivo expresa tu verdadero yo y fomenta tu bien más elevado. Tu objetivo debe ser congruente con tus creencias fundamentales. Los propósitos de hacer cambios para obtener la aprobación de otra persona, para obtener una ganancia monetaria o porque crees que debes hacerlo son difíciles de mantener»

A este respecto, considera los rasgos de carácter que quieres cambiar. Tal vez cosas como: dejar de quejarte, mostrar más amabilidad con los demás o incluso comprometerte a dar un paseo dos veces por semana sean mucho más alcanzables que perder 80 libras cuando ya tienes un largo historial de perder la batalla. Consigue un poco de éxito y será más probable que los objetivos más grandes sean alcanzables en el futuro.

2. Establece objetivos a corto plazo para obtener resultados a largo plazo

Jeanette Pavini, autora y periodista de investigación, añade este valioso consejo: «Las personas que dividen sus propósitos en trozos pequeños y manejables suelen tener más éxito. Digamos que tu objetivo es ahorrar dinero. En lugar de hacer un propósito de ahorrar 5.000 dólares este año, intenta ahorrar 100 dólares a la semana. Es casi la misma cantidad de dinero (un poco más en realidad), pero el objetivo es más fácil de mantener. Eres capaz de medir tu progreso en el camino y sólo tienes que pensar en esos 100 dólares cada semana, no en esos insuperables 5.000 dólares»

Si tienes un presupuesto más ajustado, comprométete a ahorrar 20$ a la semana. Lo que te parezca razonablemente alcanzable, ¡ve a por ello!

3. Sé sensible a tu punto de ruptura

La Dra. Sarah Mahoney señala que ser consciente de tu punto de ruptura personal es una parte necesaria para encontrar el éxito en tus objetivos. Afirma que «del mismo modo que un velocista puede saber cuándo no le quedan otros 100 metros, es importante saber cuándo tu resistencia está agotada. El estrés te agotará. También lo hará el hambre o el cansancio» Su consejo para esos momentos: «Aléjate de lo que te tienta hasta que hayas comido y descansado, lo que dará a tu fuerza de voluntad una oportunidad de luchar»

4. Programa tiempo para tu propósito

Tu horario dependerá, obviamente, de cuál sea tu propósito, pero lo normal es que tengas que reservar tiempo para tener posibilidades de éxito. Por ejemplo, si tu objetivo es caminar dos veces por semana al aire libre, tendrás que anotarlo en un calendario y asegurarte de que lo cumples. Pon una alarma que te recuerde periódicamente que debes cumplir tu horario

5. Utiliza el sistema de amigos

Formar un equipo con un amigo que comparta tus objetivos es una forma estupenda de aumentar tus posibilidades de éxito. Digamos que quieres ahorrar más dinero y ceñirte a un presupuesto. Reta a un amigo. Planifica las comidas en función de los anuncios de las tiendas, recorta los cupones y luego compara los recibos para ver quién ha ahorrado más. Aunque esto no siempre es factible, es una forma de rendir cuentas con alguien que tiene los mismos objetivos financieros o de salud que tú y que te empujará a mantener tu compromiso.

6. Anótalo

Escribe tu objetivo y visualízalo regularmente. Estas son herramientas eficaces para cumplir un objetivo porque lo fijan firmemente en el subconsciente», dice Stephen Covey, autor de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva. Si escribes tus objetivos, ponlos en un lugar destacado donde los veas con frecuencia, como en la nevera o en tu escritorio. Una buena idea es mantenerlos como protector de pantalla en tu ordenador, así tendrás un recordatorio constante.

7. Reevalúa tus propósitos

Renunciar a tus propósitos no siempre es malo. Si tu objetivo no era realista o incluso práctico, puede que tengas que modificar tu propósito. Los propósitos consisten en convertirse en una versión mejor de ti mismo, no en una versión perfecta. Por ejemplo, si no eres capaz de ahorrar 100 dólares a la semana, ¡bien! Bájalo a 75$ y sigue intentándolo. Eso sigue siendo 3.900 dólares ahorrados al final del año y eso es algo de lo que hay que estar orgulloso.

8. Perdonarse a sí mismo

No te castigues si tienes algunos contratiempos. Si te caes del carro, vuelve a subirte. Muchas personas caen en la trampa de creer que si tropiezan, deben abandonar. La verdad es que no tienes que esperar al año que viene o a un momento mágico para volver a intentarlo. En lugar de eso, date cuenta de que los tropiezos forman parte del proceso.

9. Hazte un hueco para un cheat day

La fuerza de voluntad es un recurso limitado. Es importante darle un respiro de vez en cuando disfrutando de un cheat day. Utilízalo para reponer tu fuerza de voluntad y recompensarte por todo el trabajo que has realizado. Eso sí, ¡no tomes demasiados!

10. Sueña a lo grande, pero empieza con pequeños cambios graduales

Si vas a establecer un propósito de Año Nuevo, más vale que lo hagas a lo grande. Dejar de fumar es uno de los propósitos más populares, pero también uno de los más difíciles de cumplir. Los objetivos difíciles se vuelven más manejables cuando empiezas con cambios pequeños y graduales. Por ejemplo, si intentas dejar de fumar, deja un cigarrillo cada vez Puede que te lleve todo el año bajar a 5 cigarrillos al día, pero el camino merecerá la pena.

11. Define objetivos SMART

Cuando elijas un propósito de Año Nuevo, elige objetivos que sean específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un plazo determinado. Este tipo de objetivos tienen más posibilidades de ser cumplidos. Así es como se crean los objetivos SMART. Hazte estas cinco preguntas: Quién: ¿Quién está implicado en este objetivo? Qué: ¿Qué quiero conseguir? Dónde: ¿Dónde se va a conseguir este objetivo? Cuándo: ¿Cuándo quiero conseguir este objetivo? Por qué: ¿Por qué quiero conseguir este objetivo?

Por ejemplo, un objetivo general sería «Quiero ponerme en forma» Un objetivo más específico sería «Quiero hacerme socio de un gimnasio en mi centro comunitario local y hacer ejercicio cuatro días a la semana para estar más sano».

Para saber más sobre cómo establecer objetivos SMART, lee este artículo.

12. Eleva tu espíritu

Dra. Sarah Mahoney anima a la gente a levantar el ánimo en la tarea de cumplir los propósitos de Año Nuevo. «Ver películas divertidas -o hacer casi cualquier cosa que te ponga de buen humor- también ayuda cuando la fuerza de voluntad empieza a agotarse.

En un estudio particularmente furtivo, los investigadores pidieron a un grupo de 30 estudiantes hambrientos que se sentaran en una habitación que olía a galletas recién horneadas. Aunque se colocó un plato de M&Ms y galletas aún calientes al alcance de los participantes, se les dijo que picaran un bol de rábanos. Luego se les dejó solos durante 10 o 12 minutos para que agotaran su autocontrol. A continuación, algunos de los estudiantes vieron una película de Robin Williams haciendo monólogos, mientras que otro grupo vio una película sobre delfines. Cuando, en la última parte del experimento, se les pidió que realizaran un complejo proyecto de trazado que requería mucho autocontrol, los estudiantes que habían visto la película divertida se mantuvieron en la tarea durante unos 13 minutos. Los de Flipper aguantaron sólo nueve» En otras palabras, es esencial mantener el sentido del humor.

13. Anímate

El desánimo es normal cuando intentas cambiar hábitos muy arraigados. Conviértete en un entrenador positivo y hazte continuamente comentarios positivos, elogios y reconocimientos. Busca pequeños signos de mejora y celébralos. Si tienes una baja autoestima, puede que te convenzas a ti mismo de tus deseos y pienses que careces de la habilidad, el valor o la capacidad para conseguirlos. La depresión subyacente hace lo mismo. Las dudas sobre ti mismo y la autoconversación negativa te paralizan en una expresión pasada de ti mismo. Socavan la energía y la motivación, y pueden persuadirte fácilmente para que te rindas. Si no estás progresando o si caes en viejos hábitos, no insistas en tu «error» En lugar de quedarte atascado en el autojuicio y la culpa, admite lo que has hecho o dejado de hacer, y vuelve rápidamente al camino.

14. Aumenta el conocimiento de ti mismo

Otro gran consejo es aumentar tu autoconciencia. La gente suele acudir a la terapia para elevar su autoestima o superar las adicciones y la codependencia. Si te propones cambiar tus hábitos, la autoconciencia y la vigilancia son necesarias para interrumpir los viejos patrones. La meditación diaria y llevar un diario son herramientas poderosas para controlar y cambiar tus pensamientos, sentimientos y comportamientos.

15. Rompe con él

El Dr. Sarah Mahoney nos da sabiduría para el largo plazo. Mahoney afirma: «Dado que tu suministro de autocontrol es finito, haz propósitos que requieran pequeños actos de voluntad, no semanas de vigilancia. Perder 5 kilos suena específico, pero es menos probable que funcione que los objetivos de comportamiento como decir: «esta semana intentaré ir al gimnasio tres veces, subir las escaleras en el trabajo al menos dos veces y llevar un almuerzo saludable todos los días» Te sentirás bien cuando cumplas cada objetivo, y tu éxito te ayudará a reforzar tu determinación. Cuanto mejor sepas hacer pequeños cambios, más fácil te resultará seguir adelante»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *