¿Qué Es La Deuda Técnica En Scrum? Una Guía Para Entender Esta Importante Herramienta De Gestión De Proyectos.

La deuda técnica es uno de los principales conceptos de la metodología de gestión de proyectos Scrum. Si bien muchos desarrolladores la conocen, es posible que los usuarios no estén familiarizados con las complicaciones que conlleva la administración de esta herramienta. Es por eso que queremos ofrecerte esta guía para ayudarte a entender mejor lo que significa la deuda técnica y cómo puede ser beneficiosa para tu negocio.

Además de explicarte en detalle qué significa la deuda técnica y cómo funciona, también discutiremos algunos ejemplos de cómo puede afectar el rendimiento de tu proyecto. También abordaremos los beneficios que puedes obtener al gerenciar la deuda técnica y cómo implementarla en tus proyectos.

La deuda técnica se refiere a la cantidad de trabajo que se debe hacer para mantener un proyecto o reescribir el código para mejorarlo. Muchas veces, los equipos trabajan sin tener en cuenta los problemas de calidad del código o simplemente los dejan ir para centrarse más en el desarrollo. Esto, a medida que el proyecto avanza, puede resultar en una deuda técnica significativa y difícil de recuperar.

Esta deuda puede presentar retrasos y costos inesperados, y puede ser difícil de identificar si el equipo no está prestando atención a ella. Por ello, es crítico entender el concepto de deuda técnica y saber cómo manejarla adecuadamente para lograr un proyecto exitoso.

Entonces, ¿qué significa exactamente la deuda técnica? En su sentido más básico, la deuda técnica significa que el código existente necesita mejoras para mantener la calidad y la funcionalidad del producto. Esta deuda se puede acumular por diversas razones, desde errores y decisiones equivocadas hasta la falta de priorización de los problemas.

Gestionar la deuda técnica es una buena práctica para cualquier equipo de desarrollo. Al tomar medidas para mejorar el código existente, los equipos pueden reducir la sobrecarga de trabajo en el futuro, ahorrar tiempo y dinero, y evitar retrasos potenciales en los proyectos.

En esta guía, vamos a entrar en profundidad sobre cómo la deuda técnica puede influir en el desarrollo de tu proyecto y examinar algunas de las mejores prácticas para administrarla. Estamos seguros de que al final de este artículo, tendrás una comprensión clara de cómo la deuda técnica puede afectar tu negocio y cómo puedes aprovecharla para hacer crecer tu empresa.

Como aprobar el examen Scrum Master en el primer intento

¿Qué es Scrum? – La mejor explicación en español

¿Qué es la deuda técnica?

La deuda técnica es el monto total de dinero que una empresa o institución financiera garantizada tiene que pagar a sus acreedores, según lo que haya comprometido en sus contratos de préstamo. Se trata de un concepto fundamental para la supervivencia financiera de una entidad y consiste en la cantidad total de deuda que ha sido acordada con un proveedor externo, que puede ser bancario, público o privado. Esta deuda se amortiza a través del pago periódico de intereses y cuotas al acreedor.

También conocida como pasivo financiero, es una forma de deuda a largo plazo y requiere de un proceso de negociación extenso antes de ser formalmente aceptada. Su pago requiere de una evaluación previa por parte del acreedor para determinar la naturaleza y el riesgo de éste. Una vez aceptado, la deuda técnica debe ser satisfecha respetando los términos y condiciones establecidos en el contrato.

Es importante señalar que existen diferentes tipos de deuda técnica, cada uno con sus características particulares. Entre los tipos más comunes se encuentran:

    • Deuda contractual: Esta deuda tiene un vencimiento definido y un interés fijo. Generalmente viene acompañada de algunas cláusulas de previsión.
    • Deuda subordinada: Esta deuda se acuerda en situaciones especiales, como cuando hay riesgo de insolvencia. En estos casos, los acreedores están dispuestos a aceptar pagos inferiores a los contratados originalmente.
    • Deuda garantizada: Esta deuda se acuerda cuando hay una entidad prestamista u otra entidad que avalará el cumplimiento de los términos del contrato. Esto significa que si el prestatario no cumple con los acuerdos, la entidad avaladora será responsable ante el acreedor.

A la hora de solicitar un préstamo o acercarse a algún acreedor, es importante realizar una adecuada evaluación de la deuda técnica pendiente. Esto debe incluir un análisis de los términos y condiciones, así como también una comprensión clara de los plazos y costos involucrados. Solo así se podrá tomar la decisión correcta y asegurar la solvencia financiera de la entidad.

¿Qué papel juega la deuda técnica en Scrum?

La deuda técnica es un concepto que se emplea para describir aquellas áreas de mejora en el funcionamiento del equipo y en la creación del producto. Los miembros del equipo deben tener conciencia de esta deuda técnica en cada iteración de Scrum para poder estar seguros de entregar un producto adecuado.

Scrum es un marco ágil para el desarrollo de productos que busca un grado alto de satisfacción del cliente a su producto, se puede decir que la principal ventaja de Scrum es la incrementabilidad de la productividad, ya que, a través de este se prepara y ejecuta una planificación basada en iteraciones cortas.

Una de las principales características de Scrum es el papel de la deuda técnica dentro del proceso. Esta deuda técnica se compone de aquellas acciones, cambios o mejoras que requiere el equipo para lograr un mejor funcionamiento. Estas mejoras incluyen la eliminación de código duplicado, la optimización de la documentación, el refactoring de código existente y la depuración de errores. Además, el equipo debe dedicar tiempo a evaluar los patrones de diseño, las herramientas empleadas y la arquitectura general.

El equipo debe prestar atención a la deuda técnica para poder garantizar un producto de calidad. Es aquí donde el equipo puede aprovecharse de los beneficios de Scrum para transformar la deuda técnica en una inversión. Esto requerirá el uso de una determinada cantidad de tiempo durante cada iteración para realizar las mejoras correspondientes.

Un equipo de Scrum exitoso debe tratar de minimizar la deuda técnica en cada iteración para poder seguir entregando un producto de calidad. El objetivo no es eliminar por completo la deuda técnica, sino gestionarla eficientemente para que el equipo no se encuentre en una situación en la que la deuda técnica haya eliminado todos sus recursos de trabajo.

La deuda técnica juega un papel fundamental en Scrum ya que ayuda a mejorar el diseño de un producto, maximizando así el rendimiento y la calidad del mismo. Por lo tanto, los equipos no deben olvidar considerar esta deuda como parte de su trabajo en cada iteración.

¿Qué problemas comunes pueden ser indicadores de una acumulación de deuda técnica?

Los problemas comunes que pueden ser un indicador de una acumulación de deuda técnica son los siguientes:

      • Ingresos mensuales relativamente bajos, es decir, que el total de ingresos al final del mes no sean suficientes para cubrir los gastos. Esto incluye cualquier ingreso a través de cheques, tarjetas de crédito, préstamos, etc.
      • Dificultad para ahorrar dinero, ya que los cálculos de presupuesto y las previsiones de gastos no se cumplen o resultan inexactos.
      • Pagos tardíos en los préstamos, servicios financieros y cuentas bancarias, ya que el dinero se obtiene con retraso por parte del prestatario y la cantidad del pago se aplaza.
      • Cobros adicionales por incumplimiento de los pagos, esto es debido a que el deudor se vuelve impago o se encuentra muy moroso.
      • Tasas de interés elevadas, no solo para tarjetas de crédito y préstamos personales, sino también para los depósitos bancarios y otros productos financieros.
      • Aumento de deudas sin descanso, lo que indica que el individuo no consigue alcanzar una estabilidad financiera duradera.

¿Qué se necesita para administrar correctamente la deuda técnica?

Para administrar correctamente la deuda técnica, lo primero es conocer el estado de las cuentas y cómo afectan los pagos de deuda. Es importante identificar si la deuda técnica se compone de tarifas fijas o variables y si se trata de una tarifa por servicio o por saldo. También es importante determinar cuánto se paga por intereses y cuánto desea pagar como mínimo para cubrir los gastos. Además, es necesario que se establezcan objetivos realistas para pagar la deuda técnica.

Uno de los mayores desafíos a la hora de llevar el control de la deuda técnica es el mantenimiento de un presupuesto estricto. Esto implica ajustar los gastos en función de los ingresos. Por lo tanto, es imperativo que se aumente el ingreso, reduciendo al mismo tiempo los gastos no esenciales. Así, se reducirá el endeudamiento, al mismo tiempo que se ahorra dinero para cubrir los compromisos y los pagos mensuales.

Otra clave para administrar la deuda técnica es contar con un plan de ahorro. El plan de ahorro debe ser organizado de acuerdo a los objetivos financieros y a la cantidad de dinero disponible. Algunos consejos útiles para crear un buen plan de ahorro incluyen priorizar las prioridades financiera, evitar el uso de tarjetas de crédito innecesarias, ahorrar el máximo posible cada mes, e invertir parte del dinero para obtener mayores beneficios.

Es importante establecer límites para el endeudamiento y garantizar el cumplimiento de los plazos de pago para evitar impagos. De esta manera, se pueden ahorrar costos adicionales asociados a la recuperación de los pagos impagados. Para facilitar el cumplimiento, se recomienda establecer recordatorios electrónicos o registrar los compromisos de pago en un diario personal.

Finalmente, para administrar adecuadamente la deuda técnica es importante conocer los diferentes tipos de productos financieros existentes y los instrumentos requeridos para la gestión de la deuda. Por ejemplo, productos como cuentas bancarias, tarjetas de crédito, préstamos, inversiones, hipotecas y planes de ahorro. Estudiando cada uno de estos productos, es posible acceder al mejor préstamo de acuerdo a la capacidad de pago, así como obtener un mejor rendimiento del dinero invertido.

¿Cómo se puede medir la deuda técnica?

La deuda técnica es una medida que se usa para evaluar la solvencia financiera de una empresa, ya sea para un proyecto, un producto o una industria. Esta medida se calcula a través del razonamiento contable, lo que significa que se toman en cuenta todos los pasivos y los activos de una compañía y se utiliza para determinar su solvencia.

Calculando la deuda técnica – Para medir la deuda técnica, se debe calcular el total de todas las obligaciones de la empresa contraídas con terceros, como los prestamistas, acreedores y proveedores. Estas deudas se deben restar de los activos líquidos (efectivo, cuentas por cobrar, inventarios, etc.) existentes para la empresa. Estos líquidos son los que proporcionan una indicación real de la solvencia financiera de la unidad empresarial. El resultado es la deuda técnica.

Analizando la deuda técnica – La deuda técnica puede ser una medida útil para identificar problemas financieros graves, tales como ingresos insuficientes para cubrir los costos fijos, niveles críticos de pasivos frente a los activos, insolvencias e impagos. Una forma común de analizar la deuda técnica es usar la relación deuda / patrimonio. Esta relación se calcula dividiendo el total de los pasivos por los activos totales para obtener un porcentaje. Esta relación suministra información sobre la capacidad de un emisor para cumplir con sus obligaciones de deuda.

Ajustando el capital – Para aumentar la solvencia de una empresa, es importante ajustar el capital o patrimonio. Los negocios pueden recurrir a numerosas fuentes para aumentar su capital, por ejemplo, a través de la financiación externa, obteniendo préstamos, emitir bonos u otros valores de deuda, así como el aumento de las inversiones en el patrimonio de la empresa. El objetivo de estas acciones es reducir la deuda técnica y mejorar la rentabilidad de los negocios.

¿Cuáles son algunas prácticas recomendadas para reducir la deuda técnica?

Es innegable que vivimos en una época de alta deuda técnica. Esto significa que en numerosas ocasiones los ingresos solo son suficientes para cubrir los gastos básicos y no hay dinero ni para pagar las deudas existentes. Aunque las opciones para reducir la deuda técnica pueden variar dependiendo del tipo de deuda, existen algunas prácticas recomendadas para ayudar a disminuirla de forma eficaz:

      • Realiza un presupuesto equilibrado: Es importante establecer un presupuesto para evitar los gastos innecesarios y asegurar que los ingresos sean suficientes para cubrir el costo de los gastos básicos. Esto significa establecer límites a los gastos de entretenimiento, alimentación, transporte y servicios públicos.
      • Paga primero la deuda con los intereses más altos: Se recomienda concentrar los esfuerzos en liquidar primero la deuda con los intereses más altos, y posteriormente pagando los créditos con tasas de interés menores. Esto permitirá ahorrar en el largo plazo.
      • No canceles tarjetas de crédito: Con el objetivo de mejorar el puntaje de crédito, es importante mantener abiertas todas las líneas de crédito existentes. Esto ayudará a aumentar el límite de crédito y a reducir la razón entre el límite de crédito y el balance de la tarjeta.
      • Prioriza los pagos: Priorizar los pagos le ayudará a evitar incumplimientos y a reducir los intereses. Siempre intente pagar la totalidad del saldo antes de la fecha de vencimiento para evitar los intereses, y al mismo tiempo valide los recibos para descartar eventuales errores en los cargos.
      • Explota todas las opciones de negociación: En muchas ocasiones los acreedores estarán dispuestos a aceptar la negociación de la deuda para lograr el pago completo. Esta es una buena manera de reducir el monto adeudado, siempre y cuando se cumplan los requisitos de pago.
      • Paga siempre a tiempo: Mantener un historial de pago limpio es una de las mejores formas de reducir la deuda técnica. Es importante pagar siempre a tiempo todas tus deudas, para evitar el acumulo de intereses y caros recargos por impago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *